valor empresas juan simo

Gestión del Valor… o Project Management

Es común leer y escuchar en el mundo de la empresa expresiones como: “…es una actividad con mucho VALOR añadido”, “…hay que poner en VALOR esto…”, “…hay que producir aquello que aporte VALOR al cliente”, “la cadena de VALOR en nuestro proceso productivo…”. Parece evidente que sin una adecuada gestión -y maximización- del VALOR en nuestras empresas, estas no son rentables ni viables, y pueden ver comprometida su subsistencia… y por extensión, la nuestra. Por tanto, es vital generar VALOR y gestionarlo convenientemente.

¿Y eso cómo se hace…?

 

CREACIÓN DE VALOR EN LAS EMPRESAS.

 

La evolución, la adaptación, la mejora, el cambio son aspectos que están íntimamente relacionados con nuestras vidas, en todas sus facetas, y con nuestras organizaciones… entre ellas las EMPRESAS.

En las empresas, los cambios tienen su origen en los problemas, necesidades u oportunidades que surgen continuamente… Frente a estos generamos ideas de respuesta… Ideas que nos permitan afrontar cada problema, cubrir cada necesidad, aprovechar cada oportunidad. IDEAS QUE APORTAN VALOR.

La generación de estas ideas es consecuencia natural directa de la creatividad humana. Y normalmente, la factibilidad de una idea se concreta en la viabilidad de conseguir unos objetivos asociados.

Convertir esa idea en realidad, pasando de un concepto objetivo al logro de un objetivo real y palpable, es CREAR VALOR, y lo llamamos proyecto.

 

RIESGOS Y OPORTUNIDADES EN LA CREACIÓN DE VALOR.

 

Los proyectos tienen un componente de proyección hacia el futuro que implica RIESGO e incertidumbre.

Paralelamente, a medida que la ejecución del proyecto avanza en el tiempo, pueden aumentar los datos que tenemos sobre el problema, la necesidad o la oportunidad, y varían las circunstancias que los rodean -disponibilidad de recursos, condiciones del entorno, mercado, personales, avances tecnológicos, nueva legislación, crisis económicas, etc…-.

Todo ello hace que aparezcan inexorablemente cambios que amenazan o generan OPORTUNIDADES para el propio proyecto.

 

EL VALOR DE LOS RECURSOS INVERTIDOS.

 

Un proyecto, en sí mismo, significa el empleo de una serie de medios, la inversión de unos RECURSOS, y por tanto, un esfuerzo para alcanzar los objetivos buscados…

Por mi experiencia en el ámbito profesional, -y en el personal diría que también-, cada vez estoy más convencido de que para RENTABILIZAR los recursos, evitar sorpresas desagradables, maximizar rendimiento y resultados, y alcanzar satisfactoriamente los objetivos marcados en un proyecto de cualquier ámbito, es necesaria poca improvisación -cualidad muy española-, y mucho conocimiento y método en la manera de gestionar.

 

GESTIÓN DEL VALOR.

 

El ÉXITO de un proyecto pasa por generar valor en nuestra empresa, materializando unos objetivos concretos a partir de una idea brillante y viable, sorteando los riesgos, aprovechando las oportunidades y haciendo una utilización eficiente de los recursos disponibles

Ahora bien, es imposible, al 100%, garantizar el éxito de un proyecto. Es evidente que en el ámbito empresarial, no todos los proyectos triunfan. Es más, algunos, ante las escasas posibilidades de éxito, nunca deberían haberse iniciado. Pero una METODOLOGÍA de gestión, permite seleccionar los proyectos con mayor grado de viabilidad, y de entre estos, aquellos que aportan MÁS VALOR a la empresa, aumentando sensiblemente la probabilidad de éxito. Esa metodología, tendría que contemplar maneras de actuar y conocimientos específicos en 3 áreas fundamentales (PMI “Talent Triangle”):

TRIANGULO PMI

 

  • Gestión estratégica y de negocio:  Planteamiento estratégico, conocimiento del negocio y su complejidad, finanzas, operaciones, gestión de contratos…
  • Liderazgo: Negociación, manejo de conflictos, motivación, resolución de problemas, construcción de equipos,inteligencia emocional…
  • Técnicas de gestión de proyectos: Fases y procesos de un proyecto y las áreas de conocimiento que abarca, planificación y control, manejo de riesgos, gestión de requisitos, técnicas ágiles…

En el desarrollo de estas 3 áreas, hay que considerar siempre el FACTOR HUMANO, dado que tiene una incidencia determinante en el desarrollo de  cualquier proyecto.

Este blog surge, a partir de mi experiencia y conocimientos, como  profesional y como docente en PROJECT MANAGEMENT, con intención de aportar recursos para la GENERACIÓN DE VALOR EN LAS PYMES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *