SNEAKING BRIDGE 2

Del plan estratégico al programa de proyectos… efecto combinado de proyectos y frontera eficiente

En los anteriores posts, hemos hablado acerca de cómo identificar el carácter de nuestra empresa, de reconocer cual es nuestra ventaja competitiva, y de establecer hacia donde queremos enfocar su desarrollo, fijando unos objetivos estratégicos…

Hemos visto que cuando estos extremos están claros, lo siguiente es tratar los planes de acción, –los proyectos,- que nos acercan a nuestros objetivos, como auténticas inversiones, que debemos gestionar atentamente, como hacemos con nuestras inversiones financieras. Y como en estas, elegir aquellos que son más ventajosos.

Las preguntas que surgen ahora son:

  • ¿Cuál es el efecto combinado de emprender varios proyectos al mismo tiempo?
  • ¿Pueden interferirse o ayudarse entre sí?
  • ¿El riesgo que se asume, se multiplica o se compensa?

Y todo ello nos lleva nuevamente a un concepto financiero… La Frontera Eficiente

 

EL EFECTO COMBINADO DE PROYECTOS

Nuestros análisis de proyectos para su priorización y selección, hasta ahora habían tenido una consideración particular, y no conjunta, de cada uno de ellos. Normalmente vamos a lanzar tantos como podamos para materializar nuestros objetivos lo más pronto posible. Ahora bien, llegado el momento de elegir los proyectos que van a componer el programa estratégico definitivo, debemos tener en cuenta estas consideraciones…

Objetivos complementarios

Elegir aquella combinación de proyectos que sea complementaria en sus objetivos:

  • Supongamos que nuestra empresa se dedica a la fabricación de un determinado tipo de electrodoméstico, que necesita de una puesta al día, a través de varios proyectos, para poder ofrecer en una futura versión, funcionalidades relacionadas con la corriente actual de “internet de las cosas”. Es evidente que en nuestro programa de proyectos, ha de haber alguno que se encargue del desarrollo de software necesario… Pero aunque este proyecto acabe siendo un éxito, de nada servirá, si paralelamente no hemos incluido en el programa, otro de desarrollo del hardware que lo sustente.
  • Otro ejemplo: Puede que hayamos seleccionado un proyecto de aumento de productividad por implementación de nuevas tecnologías, pero puede tener un impacto positivo muy limitado, si paralelamente no hemos emprendido otro de capacitación del personal.

Complementariedad en la utilización de recursos

Seleccionar una serie de proyectos que sean complementarios en la utilización de recursos disponibles. Es decir, que no demanden, a un mismo tiempo y por encima de las cantidades a las que se tiene acceso, los mismos recursos.

Cualquier proyecto incluido dentro del programa, va a consumir recursos de la compañía: Humanos, medios auxiliares, maquinaria, financieros… Y estos, por definición, siempre son limitados. Si dos proyectos al mismo tiempo demandan los mismos recursos, uno de ellos, o los dos, van a quedar desatendidos, con los consiguientes retrasos, descoordinación y riesgos que suponen para la empresa.

Los proyectos complementarios serán aquellos que utilicen simultáneamente recursos sin sobrepasar el tope del “POOL” disponible en cada momento. Por ejemplo, si hay 7 ingenieros de sistemas del Departamento de Informática, podremos mantener en marcha dos proyectos que requieran de su esfuerzo, siempre que en ningún momento la suma de la demanda de ambos no sea superior a 7. Si eso ocurre, uno de los proyectos sufrirá retrasos y sobrecostes.

 

USO DE RECURSOS SOBREDEMANDA

 

Si aún así, ambos proyectos han de lanzarse, hay que reprogramar al menos uno de ellos. La nueva programación puede implicar una nueva distribución de tareas en el tiempo, o simplemente un decalaje entre proyectos…

 

USO DE RECURSOS BALANCEADO

 

LA FRONTERA EFICIENTE

En el método de selección de proyectos explicado en el post anterior, evaluábamos la idoneidad de un proyecto, comparando los beneficios que podía reportar, con el esfuerzo que suponía para la organización y los riesgos que esta corría.

Paralelamente, cuando hablamos de componer un programa de proyectos eficaz, tenemos que pensar en aquellos proyectos que en conjunto aporten los máximos beneficios con los mínimos recursos y con el menor nivel de riesgo posible. Y es aquí donde aparece el concepto de FRONTERA EFICIENTE, que es muy utilizado a la hora evaluar la selección idónea de activos financieros en carteras de inversión.

La frontera eficiente es un concepto desarrollado por el economista norteamericano Markowitz, a partir de su TEORIA DE CARTERAS, por la que recibió el Nobel de Economía en 1.990.

Esta teoría aborda la manera de componer una cartera de inversión, integrada por un determinado nº de activos, con sus respectivos índices de rentabilidad y de riesgo, de la manera más eficiente. Si representamos en una gráfica la la rentabilidad y riesgo conjuntos de cada una de las combinaciones de activos posibles, descubriremos que existe un límite por fuera del cual no es posible encontrar combinaciones mejores. Esta es la Frontera Eficiente. Aquellas combinaciones de activos que se hallen más próximas a ella, serán las que tengan un rendimiento más óptimo. Voy a explicarlo con un ejemplo sencillo…

Supongamos que tenemos dos activos, A y B, que en el siguiente gráfico Rentabilidad/Riesgo están representados en los extremos de la curva. Ambos componen nuestra cartera de inversión.

FRONTERA EFICIENTE CARTERA ACTIVOS

La curva representa el valor que va tomando el par de valores Rentabilidad y Riesgo para la cartera, en función del porcentaje de participación que tiene en la misma cada activo. En este ejemplo, en la curva se referencian los porcentajes de participación en la cartera, que en cada punto de la misma tiene el activo B.

Si en vez de dos activos, hablásemos de 3 o más, todas las posibles combinaciones de activos tendrían su representación en la gráfica en puntos a la derecha de la curva, siendo las más eficientes aquellos que se ubicasen más próximos a la misma.

Es curioso, como la frontera eficiente no es una línea recta entre los dos activos. Esto es porque el efecto combinado de los riesgos de ambos activos puede producir una mejoría en el riesgo de la cartera. Explicado de otro modo, no siempre que se materialice el riesgo de un activo, ha de materializarse el del otro, por lo que la exposición al riesgo se reduce, en tanto que las probabilidades de ocurrencia se compensan.

La gráfica de la frontera eficiente es ideal para orientarnos a la hora de decidir, cuál es la máxima rentabilidad alcanzable para un determinado nivel de riesgo, en una cartera dada.

Aplicación a la composición de programas de proyectos equilibrados

Todo lo dicho, es válido para la composición de una cartera de proyectos –o programa de proyectos, que es como lo he venido llamando hasta ahora. Sobre todo si hemos hecho un estudio estadístico de los riesgos que comporta cada uno de los proyectos seleccionados y queremos ver cómo sería el comportamiento de conjunto. El tratamiento de la información sería muy similar, con la única salvedad de que las carteras no estarían compuestas por porcentajes de proyectos, sino de unos proyectos u otros.

Por otro lado, a la hora de valorar, cual es el programa más rentable, con el menor coste, también podemos utilizar esta herramienta de la Frontera Eficiente. Para ilustrarlo, utilizo el ejemplo de la gráfica siguiente. En ella se puede ver el Beneficio esperado y el Coste previsto de 5 proyectos (el 1, 2, 3, 4 y 5), y de sus posibles combinaciones. Para un determinado nivel de coste, podemos ver cuál es la combinación de proyectos de mayor rendimiento, es decir, la que se encuentra más cerca de la frontera eficiente.

 

FRONTERA EFICENTE PROYECTOS

 

En resumen, el mejor programa de proyectos es aquel que se conforma con los proyectos que ofrecen un mejor efecto combinado para alcanzar el máximo número de objetivos, de forma compatible con los recursos disponibles y con unos indices de rentabilidad, coste y riesgo próximos al límite de eficiencia.

Y con esto, termino esta serie de posts dedicados a la estrategia por un lado, y a la táctica para ponerla en práctica; es decir, a la configuración idónea del programa de proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *