black-swan-621771_1920

CISNES NEGROS

Decía Ortega y Gasset que “Toda realidad que se ignora prepara su venganza”. Y es una frase que, como ingeniero, siempre me ha impactado.

Supongo que por mi formación, orientada al control y a la seguridad de las acciones humanas, inconscientemente siempre me he sentido empujado a predecir, delimitar y mitigar el impacto negativo de cualquier riesgo, a través del intento continuo de conocer lo máximo posible de él.

En el fondo, en eso consiste la gestión de riesgos en las empresas… Bueno en eso, y en evaluar qué probabilidad de ocurrencia y qué impacto ha tenido, en el pasado, un riesgo similar al considerado, para anticipar cuáles serán sus consecuencias si se hace realidad.

En definitiva, se trata de una estrategia orientada a gestionar los riesgos de modo que se minimicen sus consecuencias negativas… y si se trata de oportunidades, aprovechar las positivas.

Con lo que puede reformularse la cita de Ortega y Gasset diciendo: ”Toda realidad que se ignora, prepara su venganza”… o su recompensa, depende del caso.

¿Que por qué lo digo? Veámoslo…

 

LA PARADOJA DEL PAVO O LA FALSA SEGURIDAD SOBRE LO QUE NO VA A SUCEDER

He hablado de probabilidad e impacto de un riesgo… estimados en función de lo que ha ocurrido en el pasado cuando se materializó un riesgo similar, pero… ¿qué ocurre si se produce un evento del que no teníamos constancia que se hubiera dado antes –probabilidad 0%, riesgo cero-, y del que por tanto, desconocemos cuál es su impacto y cómo abordarlo?

Hay que señalar que la seguridad que “tenemos” a la hora de estimar la probabilidad de ocurrencia de un determinado suceso, está relacionada con lo que Taleb, -del que luego hablaré-, llama el “Error de la confirmación” y que representa con la paradoja del pavo:

<<Durante mil días, el pavo observa que su “cuidador” es una excelente persona. Cada una de las observaciones que hace “confirma” su historia de que, gracias a él, vive como un rey. Pero nosotros sabemos que el pavo confunde la “ausencia de pruebas” del instinto asesino de su cuidador, con tener realmente una “prueba de la ausencia” de ese instinto>>

A la hora de gestionar los riesgos – y las oportunidades- hemos de saber que por mucho que lo intentemos, nuestra percepción de la realidad nunca será completa… Tenemos que ser conscientes de que puede ocurrir lo inesperado.

 

CISNE NEGRO: CUANDO OCURRE LO INESPERADO

El título del post, hace referencia a una expresión – Cisne Negro-, cuyo significado tiene origen en la Europa del Siglo XVII, en la que se daba por hecho que los cisnes negros no existían, dado que todos los testimonios y constancias documentales hablaban de cisnes de plumaje blanco. Y parecía una creencia irrefutable. Pero todo cambió cuando una expedición holandesa, en 1697, descubrió cisnes negros en Australia.

El concepto actual tiene relación con el libro de Nassim Nicholas Taleb, “El Cisne Negro, el impacto de lo altamente improbable”, en el que define como cisne negro a todo suceso que reúne las siguientes características:

  1. Su ocurrencia está fuera de todas las expectativas
  2. Produce un impacto muy marcado
  3. A posteriori, intentamos buscar explicaciones que justifiquen por qué ocurrió.

Esto último se da con más frecuencia, cuando el suceso en cuestión es negativo. – Hay cientos de explicaciones sobre la crisis economica que hemos sufrido, pero ninguna predicción conocida sobre su ocurrencia y magnitud-. Pero voy a centrarme en las dos primeras características, porque me voy a fijar en los cisnes negros positivos

El aspecto más importante de este concepto, es que si miramos hacia atrás, muchos hechos históricos, descubrimientos o invenciones importantes han sobrevenido en forma de cisne negro; no fueron previstos o planificados.

man-211505_1280

Esto es especialmente cierto en el campo de la historia política y económica. La Crisis de las Subprime, los atentados de las Torres Gemelas, el crack bursátil del 29, o incluso retrocediendo más, el descubrimiento de América, pueden considerarse auténticos cisnes negros, dado que fueron sucesos absolutamente inesperados; nadie siquiera había atisbado que podrían darse.

 

CISNES NEGROS Y OPORTUNIDADES

Pero también hay ejemplos de cisnes negros en el mundo de los negocios, ejemplos de productos de aparición inesperada, que cosecharon el éxito con un destacado impacto en la sociedad:

  • En 1934, los investigadores de la empresa DU PONT dirigidos por Wallace Carothers, admiten su fracaso y desestiman la utilidad del nylon en su versión inicial, por no tener ninguna propiedad útil. Pero uno de ellos, tonteando en el laboratorio, descubre por casualidad, que estirando por los extremos una bola de este polímero, sus moléculas se reorientan, dándole características de excepcional resistencia, con la que lo conocemos en la actualidad.

En la década de los 30 del siglo pasado, era muy difícil de creer que se pudiera fabricar una fibra de apariencia similar a la seda, con mucha más resistencia, utilizando hidrocarburos.

  • En 1946, el fundamento técnico del horno microondas surge inesperadamente, en el entorno de un proyecto de investigación para el desarrollo del RADAR. En uno de sus experimentos, Percy Spencer detectó que una chocolatina que tenía en su bolsillo, se había derretido.

Si a alguien en aquel momento se le hubiera preguntado si es posible calentar un alimento sin aplicarle una fuente directa de calor, la respuesta hubiera sido no.

  • En 2004 nace Facebook, una web donde los estudiantes que tuvieran lazos en común, pudieran compartir información. Y no era en absoluto una idea novedosa, otras webs como GEOCITIES desde 1994 o MY SPACE, líder en el momento de su aparición ya la habían explotado.

Lo que era impredecible es su éxito y que haya cambiado los hábitos sociales de media humanidad.

Y es que los cisnes negros, -y las oportunidades inesperadas,- están relacionados con

  • La Serendipia, -descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando una cosa distinta-,
  • Y con la “Innovación de lo inesperado”: Peter Drucker se refiere a lo inesperado como una de las 7 fuentes de innovación. En concreto habla de utilizar
    • los éxitos y fracasos propios inesperados,
    • así como los eventos exteriores inesperados…

…como motor de inspiración para buscar y analizar qué cambios sociales o circunstanciales –de mercado- los han generado, y que oportunidades ofrecen en materia de innovación y oportunidad de negocio.

En general, tras la manifestación de un evento cisne negro, estaremos ante la posición de desarrollar un producto muy innovador, en ocasiones con una tecnología de nueva generación.

¿Qué vas a hacer la próxima vez que ocurra un cisne negro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *