PROTOTIPO MERCEDES

Del plan estratégico al programa de proyectos de inversión… las propuestas

En posts pasados vimos que la raíz de la subsistencia y rentabilidad de nuestra empresa es un activo difícil de distinguir en su Balance: su Ventaja Competitiva.

Cualquier Ventaja Competitiva se basa en el mantenimiento de una buena ejecución de las operaciones diarias, y en una adaptación al cambio progresivo de las condiciones del mercado, tratando de aprovechar las oportunidades que este puede presentar. Eso se logra, previo análisis de la compañía y el entorno, con la adopción de unos OBJETIVOS estratégicos que, para ser alcanzados, implican inversión en determinados proyectos.

Teniendo en cuenta que…

  • INVERTIR es utilizar recursos económicos para obtener una ganancia futura.
  • y PROYECTO es el conjunto óptimo de actividades coordinadas que pretenden obtener un fin concreto.

Una dirección empresarial será eficaz, -rentable-, si eligiendo bien los objetivos, hace una selección de los proyectos más efectivos para lograrlos, invirtiendo de una manera racional y eficiente los recursos disponibles…

Vale… ¿Y cómo se lleva a cabo una inversión empresarial rentable en proyectos?

 

DE LA TEORÍA, A LA PRÁCTICA

Los 3 pasos clave para pasar del plan estratégico al programa de proyectos -o plan de acción-:

  1. El plan estratégico y los objetivos: Ya hemos hablado, en el post anterior, acerca de las reflexiones estratégicas fundamentales que hemos de hacer para poder plantear nuestra estrategia. Si sabemos en qué somos, o podemos ser buenos, y hemos identificado nuestra ventaja competitiva, es lógico que nos marquemos unos objetivos que la mejoren. Estos objetivos, tienen que ser convenientemente seleccionados, ya que constituyen la el nexo de unión entre las reflexiones y la puesta en práctica de nuestro Plan Estratégico. No vendrá mal que tengamos nuestros objetivos priorizados en función de su importancia

 

  1. Formulación y propuesta de los proyectos que ayudan a alcanzar nuestros objetivos: Una vez identificados los objetivos, y puestos en común con el equipo que gestiona la empresa, se hace necesario que cada miembro, estudie y considere que iniciativas, –proyectos-, pueden generar las transformaciones necesarias como para materializar los objetivos, y proponga su inclusión en el programa. Eso sí, en cada una habrá que hacer una estimación los beneficios que se esperan obtener, los riesgos que comportan, así como de los costes y la duración asociados.

 

  1. Composición del MIX de nuestro programa de proyectos: De todas las iniciativas detectadas y propuestas por el equipo, se debe hacer una selección de aquellas que supongan mayor valor para la consecución de nuestros objetivos. El problema es que suelen haber más proyectos que recursos y estos tienen la mala costumbre de ser finitos… por tanto, los criterios de selección de los mejores proyectos para nuestro programa de actuación tendrán que ver con:
    • La elección de aquellos que impliquen unos resultados sensiblemente más rentables, con el coste más contenido y con el plazo más corto posible
    • Teniendo en cuenta lo anterior, habrá que descartar aquellos, que teniendo previsto reportar unos beneficios inferiores, impliquen una imposible sobreutilización de los recursos disponibles, en detrimento de otros proyectos más eficaces.
    • Si hablamos de inversión, hemos de hablar de riesgos. Generalmente, y como ocurre con otras inversiones, cuanto mayor es el riesgo de un proyecto, mayores son los beneficios, que de no materializarse ninguno de sus riesgos, puede reportar. Habrá que calibrar cual es el nivel de “AVERSIÓN AL RIESGO” de la organización, y desechar aquellos proyectos que lo superen
    • Con los que pasen los tamices anteriores, debo componer un panel de proyectos considerando, por encima de los demás, aquellos que al ser desarrollados de manera conjunta, reportan mayores beneficios que si se realizan aisladamente. Esto tiene relación con lo que en el ámbito de las inversiones financieras se denomina FRONTERA EFICIENTE.

Con los apartados anteriores se ha de generar una relación de proyectos de nuestro programa, que tiene que estar priorizada según su importancia, para saber cuáles abordar primero, y en el caso de incidencias futuras o interferencias entre ellos, cuales mantener y cuales posponer o abortar.

Ya he desarrollado el punto 1 en el post anterior, el 3 es motivo de un posts futuros, así que voy a centrarme en el 2…

cards-1502739_1920

 

PROPUESTA DE PROYECTOS: ATRIBUTOS A CONSIDERAR

Si formamos parte del grupo de integrantes de nuestra empresa, llamados a detectar que posibles iniciativas, -generalmente relacionadas con nuestra área o sección-, pueden ser llevadas a cabo para materializar los objetivos estratégicos, a la hora de formular las mismas debemos tener en cuenta una serie de atributos que ayudarán posteriormente, a distinguir entre los proyectos y a seleccionar los más idóneos. Estos atributos son:

  • Cuál es el resultado del proyecto propuesto y cuál es el objetivo estratégico relacionado y qué importancia tiene en nuestro plan.

 

  • Resultado tangible o intangible: Cuanto más tangible sea su resultado, más fácil será determinar en qué modo ha contribuido a materializar los objetivos.
    • El resultado del proyecto es algo tangible,por ejemplo, si se trata de la definición, puesta en producción y lanzamiento de un producto nuevo, o de la implementación de un nuevo servicio, o el desarrollo y la implantación de una nueva ERP… En estos casos, producto o servicio, han de contar con unas características técnicas concretas, previamente definidas y medibles, que si se han logrado, deben tener directamente repercusión en magnitudes –KPIs de la empresa- tan concretas como nº de unidades vendidas, volumen de ventas o margen de beneficio. Materializar esas características ha de tener influencia positiva contrastable en la rentabilidad de la empresa.
    • Otro tema muy diferente es cuando se proponen proyectos relacionados con el marketing, como potenciar una determinada faceta positiva de la imagen de empresa o hacer una campaña de publicidad, cuyos resultados son más intangibles. Es muy conveniente en estos casos realizar o disponer de algún estudio que relacione la influencia de estos aspectos con las KPIs de la empresa.
    • En cualquier caso, un tratamiento superficial de este atributo determinará muy mucho la imprecisión de cómo será percibido en el futuro, el éxito –y la rentabilidad- de un proyecto por la organización.

 

  • Tipo de trabajo que implica: ¿Qué es concretamente lo que se ha de hacer? ¿Qué dificultad entraña? ¿Se conoce bien el tipo de actividades relacionadas? ¿Es muy complejo? ¿Requerirá muchas horas de trabajo? Las empresas se dedican diariamente a sus operaciones. Desarrollar proyectos implica en muchas ocasiones detraer de su trabajo diario a sus componentes para desarrollar proyectos. A veces, si el proyecto tiene una especial importancia, se hace necesario adscribir a parte del personal a tiempo completo, relevándole de su trabajo diario. Incluso, puede darse el caso que determinados proyectos requieran un coste en la contratación de personal especializado o servicios externos específicos. Todo ello, de modo creciente, implica mayor inversión, mayor complejidad y mayor riesgo.

 

  • Entorno en el que se va a desarrollar: ¿El entorno del proyecto incluye solo el área de negocio que conocemos? ¿O implica internarnos en un sector diferente? ¿Comprende una interacción directa con el mercado? Si es así… ¿hay estudios de mercado disponibles? ¿Se pueden realizar? ¿Está relacionado con la tecnología que dominamos o requiere actualizaciones? ¿La iniciativa demanda la ejecución de trabajos y elementos que son realizables a un coste razonable, por los RR. HH. y medios de nuestra empresa? ¿O por el contrario estos trabajos y elementos están vinculados con medios de producción y técnicas –o incluso tecnologías- que nuestra empresa no domina? La respuesta a todas estas preguntas tiene una incidencia en los costes y los riesgos muy diferente.

Con estos atributos definidos, tenemos el punto de partida para un estudio de viabilidad de cada proyecto… Y también del siguiente post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *