VW VAN_1

Del plan estratégico al programa de proyectos de inversión… la táctica: criterios de priorización

Recapitulemos… A través de lo visto en los posts anteriores, podemos considerar que estamos en un punto de la gestión de nuestra empresa, en el que tenemos los objetivos empresariales definidos y priorizados. En el día a día de nuestra empresa, habría llegado el momento de relacionar cuales son los proyectos que podemos emprender para contribuir a hacer realidad esos objetivos. Y para eso, hemos revisado cuales son las variables que influyen en la decisión sobre en qué proyectos invertir.

Ahora queda lo más difícil, hacer una selección lo más objetiva y provechosa posible. Para eso, hay que establecer los criterios de selección, y también, como no, priorizarlos…

 

CRITERIOS ALINEADOS CON LAS VARIABLES DE INVERSIÓN

Si en general, para decidir qué inversión es la más provechosa hay que considerar las variables estudiadas en el post anterior, parece lógico que los criterios de medida del posible beneficio que puede aportar la inversión en un proyecto, tengan en cuenta esas variables. Podremos definir criterios que tengan que ver con:

  • El alineamiento de proyecto con la estrategia y la consecución de sus objetivos, que pueden tener relación con…
    • Mejora, a nivel cliente, de la imagen de nuestra marca
    • Aumento de ventas
    • Aumento de márgenes
    • Optimización y reducción de costes
    • Aumento de productividad
    • Adquisición de nuevas capacidades a nivel RR. HH.
    • Implementación de nuevas tecnologías en el proceso productivo
    • Desarrollo y logros en I+D+i

…y estaremos valorando su rentabilidad

  • El esfuerzo empresarial que implican… y en el fondo estaremos evaluando:
    • qué coste suponen,
    • qué riesgo nos hacen correr,
    • qué liquidez o facilidad ofrecen para recuperar todo o parte de lo invertido,
    • o qué tiempo de utilización de recursos implican.

 

PRIORIZACIÓN DE CRITERIOS

Pero hay que definirlos, y como parece lógico, todos no tienen la misma importancia en la toma de decisión sobre qué proyectos seleccionar para la implementar la táctica –o el programa de proyectos, o el plan de acción, como queramos-.

Aquí parece que se enmaraña la cosa… pero no, es fácil, me voy a explicar:

  1. Mediante una reunión entre los responsables de la empresa que tengan poder de decisión en temas estratégicos, se debe definir una relación de criterios aplicables para la evaluación de las propuestas de proyecto
  2. Una vez seleccionado un nº manejable de criterios, –más de 12 puede hacer muy complicado el proceso-, hay que establecer el peso relativo de cada uno de ellos en el total de la evaluación
  3. Cuando esa ponderación de criterios se halla fijado, ya se puede evaluar cada proyecto y componer una lista priorizada, del más conveniente al menos.

La priorización establecida ayuda a examinar cada proyecto con la misma “vara de medir” y facilitan el consenso entre los responsables de la selección de proyectos.

 

TÉCNICAS DE PRIORIZACIÓN

Elegidos y consensuados los criterios de evaluación de proyectos, como he dicho, hay que decidir qué peso en el total de la evaluación de tiene cada uno.

Para ello utilizamos estas técnicas, que son procesos racionales y sistemáticos para aplicar el pensamiento crítico a la información disponible de los posibles proyectos, y propiciar la decisión más conveniente y equilibrada.

Implican la utilización de enfoques lógicos y basados en la experiencia, cuya misión es alejar la priorización del ámbito de las preferencias o tendencias personales.

La priorización puede hacerse utilizando, entre otras, las siguientes técnicas:

  • Análisis Kneper-Tregoe: -Técnica desarrollada por la consultora estratégica norteamericana del mismo nombre-. Los encargados de la priorización puntúan, con una escala dada, cada criterio en base a la utilidad, que según su experiencia y juicio, consideran que tiene. Con la suma total de puntos se otorga un resultado a cada criterio, y se confecciona una lista ponderada de criterios. La ponderación es el porcentaje resultante de dividir cada puntuación individual entre el total de puntos de todos los criterios.

Aunque la priorización es la resultante de los juicios de todos los participantes en el proceso, el proceso está afectado por cierta subjetividad en la valoración singular que cada uno hace de cada criterio.

  • Proceso Analítico Jerárquico – AHP (Analytic Hierarchy Process): Desarrollado por Thomas L. Saaty, es un proceso de priorización que se basa en la comparación uno a uno de todos los criterios. La base de esta técnica está en el hecho contrastado de que los humanos somos más capaces de hacer juicios por comparación que juicios en términos absolutos

Pongamos un ejemplo: Supongamos que los 7 asistentes a una reunión, han de establecer las prioridades entre 3 criterios. Cada uno de ellos da un punto a aquel criterio que le parece más importante en una comparación por pares. En una tabla como la adjunta se representan los resultados.

 

AHP

 

Al final del proceso, se determina, de manera coherente y consensuada, cual es la importancia de cada criterio y que ponderación tiene. Existen variaciones en la forma de poner en práctica esta técnica, pero en lo básico son muy similares.

Cabe añadir dos consideraciones:

  • Ni que decir tiene, que las técnicas de priorización de criterios, son totalmente aplicables para la priorización de los propios objetivos estratégicos.
  • Los estudios de viabilidad tendrán que permitir la fácil identificación de las variables que evalúan los criterios establecidos

Llegados a este punto, con los criterios ya priorizados, estamos en disposición de hacer efectiva la selección de proyectos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *